Las cosas que amo, que no se ven a simple vista

Bienestar

julio 8, 2018 9:01 pm29 Comentarios

3529

¿qué amo?

Una taza caliente en mis manos

La chompa que tejió mi abuela y me regaló a los 9 años. Verla doblada en mi closet y probármela de vez en cuando.

Doblar ropa.

Planchar.

Barrer.

Mover mis pies y que se abracen ellos mismos antes de dormir.

El olor a cachorrito.

El olor de Lucas limpio o sucio.

Tomates con palta, aceite de oliva y sal de maras.

Tener un libro en manos.

Cerrar los ojos antes de dormir y rebuscar en mi memoria a ver qué recuerdo vuelvo a vivir.

Nadar en el mar.

Soñar con el mar.

Estar en cualquier cosa encima del mar, mejor si es un paddle.

Pensar que alguna vez tendré una casa frente al mar.

Escuchar jazz.

Ver copas de vino en tiendas e imaginarme que tienen vino dentro y alucinar cómo sostendría esa copa en cualquier noche.

Encontrarme con alguna vieja canción.

Abrazar a mi mamá.

Tener la mano de mi abuelita.

Viajar a un lugar nuevo.

Hablar – aunque sea masticado – el idioma del país al que voy.

Sentarme en una buena silla.

Pedir un deseo si veo una mariposa o cantar Mariposa de Silvio si veo una pasar.

Sonreírle a un niño en la calle o hacerle una mueca para que se ría.

Tocar a cualquier perro que vea en la calle.

Escuchar música andina.

Abrigarme.

Buscar cualquier cosa en Netflix y no ver nada.

Decorar stories.

Hacer mis panqueques de avena.

Sentarme en la tina con la ducha prendida unos segundos.

Escribir en la tina cuando está seca. Pongo almohadas y me encierro en el baño a buscar inspiración.

Ver videos antiguos.

Ver videos musicales de los 70`s, 60´s y 80’s

Escuchar las palabras graciosas de papá.

Ver a mis perritos salir con su “nano” o el señor que los pasea dos veces al día.

Tomar manzanilla.

Ir a cualquier supermercado o tienda y buscar la zona de tés a ver cuál té que sea “relajante o para dormir” no he probado aún.

Pasar por la zona de embutidos y querer comprar salchichas y no comprar pero sentir el olorcito de las salchichas de degustación.

Pasar por la zona de cereales en los supermercados. Son vistosos, hay color, hay movimiento.

Ver a Nico reírse.

Ir al teatro.

Cantar canciones de teatro musical.

Sentir la arena. Mejor si es arena caliente.

Ver colores rosa en cualquier lugar. En la calle o en un objeto.

Pensar en una casa con ventanas que miren a los árboles.

Pensar en cómo empezaron muchas historias en mi vida.

Ver cómo se desencadenaron varias historias.

Pintarme las uñas.

Sentir el sol en mi cara.

Las libretas de distintos tamaños.

Revisar agendas cada fin de año a ver cuál me compro, comprarme una y no usarla.

Comer churros con chocolate caliente a la española en Manolo´s.

Los puestitos de canchita en el parque Kennedy.

La crema de verduras de Delifrance.

Cocinar acompañada.

Ordenar el refrigerador.

Pedir chifa a mi casa.

Decirle a mi mamá que no le invito chocolate, ni tortas, ni helados y luego decirle: ya está bien, te invito.

Decir en voz alta: he pedido pollo a la brasa pero sin gaseosa y escuchar que mi mami diga: noooooooo!

Decirle a Camila (mi hermana) ¿no quieres lomo saltado? ¿no quieres tallarines son sábana de lomo? ¿no quieres pollo al horno? cuando sé que ella no come carne hace 10 años y le fastidia que le pregunte eso.

Comprar sellos a donde vaya.

Recolectar pedacitos de tierra de los lugares más especiales en donde he estado y donde especialmente me he sentido conectada conmigo misma: Machu Picchu, Paris, Ayacucho.

Ver arpillería peruana (técnica te tejido estilo naif que relata momentos cotidianos en la sierra)

Oler una chompita de alpaca.

Tener plumones y colores.

Pensar en algún día tener mis playlists de spotify actualizados y por tipo de música.

Pensar en algún día ir sola conmigo sin celulares a escribir a mano.

Pensar en hacer una reunión con la gente de mi colegio.

Sentarme en el suelo.

Pensar en el tiempo.

Saber que voy tarde a una reunión pero saber más en el fondo de que voy a llegar a tiempo o nunca tan tarde.

Reírme de mi, cien veces.

Ver cómo superé tanto y que dentro de todo lo que me pasó, corroborar que era una parte pequeñita de una gran fotografía.

Ver fotos impresas.

Ver fotos de mis abuelos.

Preguntarle cosas de mi familia a mi abuela.

Ver ropa de bebe.

Comprar regalos pequeñitos.

Pensar en Navidad.

Pensar en mi almohada mientras estoy trabajando.

Pensar en algo que quiero soñar cuando me vaya a dormir.

Pensar,

Pensar,

Pensar.

Saber a dónde tengo que ir pero igual disfrutar el momento.

En estos últimos dos años, la prioridad he sido yo, conocerme, centrarme, regarme solita. Antes de eso he sentido que andaba conmigo pero con más cosas y digamos que ahora con más sabiduría estoy más segura que nunca, que donde estoy es donde debo de estar y que por fin, ya puedo darle paso a la nueva Tana que sabe quien es.

No quise hablar de marcas hoy, ni de otra cosa porque quiero que me sigan conociendo y para mi es lindo que sepan todo lo que me gusta o amo que ustedes quizás no ven.

Amaría que ustedes hagan una lista así o me dejen algunas cosas que normalmente la gente no sabe de cada un@. No solo somos una envoltura, somos profundidad, somos universo. 🙂

lazo

15 comentarios

  • julio 8, 2018 a las 9:27 pm

    Karen Méndez dice:

    Tana me encantó este post estos pequeños detalles es felicidad completa ❤

  • julio 8, 2018 a las 9:41 pm

    Marian dice:

    Tanita como siempre me encantó . Me encanta todo lo que publicas . Sigue así saludos

  • julio 8, 2018 a las 9:47 pm

    Lorena Quiroz dice:

    muy lindo!

  • julio 8, 2018 a las 10:56 pm

    Diana dice:

    Gracias tana por compatirnos estas cositas tan lindas! Nos transmites muchas cosas buenas y nos invitas a pensar mucho en esas pequeñas cosas que nos encantan. Coincidí en muchas cosas como buscar nuevos sabores de té.

  • julio 8, 2018 a las 11:00 pm

    Sandra Alva dice:

    Que bello compartir con la familia bromear con los nuestros. Amar a nuestros mayores. Yo incluiria tomar un capuchino de a pocos disfrutandolo.

  • julio 8, 2018 a las 11:14 pm

    Rocio dice:

    Pequeños momentos llamados felicidad… A toda tu lista yo le agrego pasar el tiempo con mi hija…ya no se puede pedir nada más. Beso

  • julio 8, 2018 a las 11:35 pm

    Angie dice:

    Un libro en la cual me digas: Este, Leelo!

    El que mas te gusto, el que mas te lleno y vibro

  • julio 9, 2018 a las 12:01 am

    Marcela E dice:

    Te anotaste un 10, que lectura tan maravillosa, mientras leía podía sonreír muchas de las cosas que escribes las hago, las pienso, las digo, esto me invita a amar todos mis momentos aún aquellos donde estoy conmigo misma, a valorar todo lo que tengo y aquello que quiero tener. Gracias Tana

  • julio 9, 2018 a las 12:32 am

    Kari dice:

    Fuiste a ver.. Solo cosas geniales… Creo que todos los que vimos esa obra empezamos a hacer esa lista

  • julio 9, 2018 a las 1:04 am

    Liseth Cabrera dice:

    Oww Tana me encanto lo que escribiste. Es muy importante saber quiénes somos y amarnos las cosas que siempre escribes o nos dices me inspiran mucho por eso adoro como eres 😀

  • julio 9, 2018 a las 11:32 am

    Amina martínez dice:

    Ame tu post! Tantas cosas q amo hacer! Y sé q debo ponerles orden para hacerlas de vez en cuando! Gracias por recordármelas

  • julio 9, 2018 a las 12:24 pm

    Carmen dice:

    Me encantó tu lista… Tengo un sin fin de cosas que amo… Ver la palabra escribiendo… En WhatsApp y que mi mami no envíe nada aun…
    Ir camino a casa bajo el sol…
    Ultimamente sentirme super culpable con cada tostadita integral. Con nutela
    El olor cito del suavizante en la ropa…
    Una charla interminable con Pilar

  • julio 9, 2018 a las 5:18 pm

    Balquiria Carrasco dice:

    Es increible como cosas tan simples pueden hacernos demasiado felices no tana? Lo mejor que he visto en toda mi semana , de lejos. Haré esta lista definitivamente, por mi y para mi. Gracias!!!

  • julio 9, 2018 a las 7:13 pm

    Astrid dice:

    Que lindo post !

  • agosto 28, 2018 a las 6:06 am

    Fiorella dice:

    Qué lindo! Me has inspirado a hacer mi lista
    Yo agregaría “soñar con ordenar en la computadora todas mis fotos durante los años para que lo vean mis hijos o nietos, y no tener ni una sola carpeta” ❤️
    Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *