February 21, 2017 8:52 pm
283746 views

México lindo y querido: Puerto Vallarta – Parte 2

Location: Lima, Perú

BrowserPreview_tmp-25

Y aquí la segundaa parte de México lindo y querido :). Siguiente destino, Puerto Vallarta.

El primer día estuvimos en el hotel gozando de la barra libre y del “todo incluido” Pasamos la tarde bonita y al día siguiente exploramos un rato por Mismaloya, paseamos por las peñas y aprovechamos para alquilar unos paddles e irnos al fondo del mar a tratar de buscar ballenas.

A mi me aloca hacer paddle, estar al fondo del mar y luego hecharme en la tabla panza arriba para sentir el sol fue muy rico.

Bueno pues ese día preguntamos sobre los tours a la playa escondida o a la playa del amor. Esa playa es realmente increíble y está considerada como una de las playas más locas del mundo. En el lobby del hotel nos dijeron que ya no habían cupos para el día siguiente y la chica nos dijo que si estábamos aventureras, probemos ir a Punta de Mita (a una hora de nuestro Hotel Barceló) y tratar de conseguir ahí mismo un tour.

BrowserPreview_tmp-14

BrowserPreview_tmp-24

Amantes de las ropas de baño de Santa Rosa 🙂

BrowserPreview_tmp-22

(Desayunar con esta vista.. para qué más!!! :o!!)
BrowserPreview_tmp-13

Eso hicimos! Salimos a las 8am a punta de mita en un taxi un poco caro y llegamos. Ni bien llegamos al pueblito de Punta De Mita encontramos a un “jalador” de tours y no llevó a una agencia donde nos explicaron todo sobre la excursión que queríamos tomar. Estábamos felices porque nos prometieron ver ballenas e ir a la playa escondida que es una maravilla y la razón por la cual fuimos a Puerto Vallarta.

Pagamos el tour “vip” que era para 4 personas e incluía: visita a las ballenas, entrada a la playa escondida y snorkel. Entonces nos fuimos a conocer a nuestro Capitán Alex, muy divertido él con su compañero José.

BrowserPreview_tmp-4

Las oficinas de acción tropical. Recomendadísimos! Sobre todo que hagan el tour con Alex y José.

BrowserPreview_tmp-3

Bikini: Titi Lima

BrowserPreview_tmp-2

Bikini: Capittana

La verdad es que fuimos sin esperar absolutamente nada, no teníamos demasiadas expectativas porque no conocíamos mucho. Navegamos 20 minutos mar adentro y ya empezábamos a ver las exhalaciones de ballenas a lo lejos. Yo estaba muy muy muy emocionada, hablaba como Dory: Les decía HOOUUULAAAAAAAA en voz bajita porque sabemos que ellas se desorientan si hay ruido. Y la verdad, las estábamos viendo muy muy seguido, era como cosa normal, nos emocionábamos mucho…

PERO DE PRONTO cuando nos dirigíamos a playa escondida nuestros guías empezaron a decir: “Ahí salen, ahí salen!!!” Y nosotras prendimos las cámaras y de pronto BOOOOOOOM vimos a las ballenas a 20 centímetros de nosotras y la alegría de que se hayan acercado así fue increíble, lloré de la emoción y solo atinaba a gritar, mi corazón no entraba en mi cuerpo, fueron 15 segundos de adrenalina máxima, las sentí demasiado cerca, me cayeron gotitas de su exalación, solo se me salían las lágrimas y me quedé muda en los siguientes minutos entendiendo lo que había pasado.

Por ahí leí algunos comentarios de chicas que me dijeron que yo estaba estresando a las ballenas con los gritos pero créanme, llevábamos 40 minutos mirándolas de lejos salir sin omitir sonido… cuando salen tan cerca de nosotras es que no lo podíamos creer y claramente el susto y la emoción nos ganaron, a mi y a Ale porque en el bote estaban dos Canadienses pero calladitas.

Luego de ese sube y baja de emoción, nos dirigimos a otra mega mega meeeega aventura, algo que jamás me imaginé hacer pero que me hizo crecer mucho como persona y como chica aventurera: El meterme al mar, sí, al mismo mar donde merodean las ballenas y nadar hacia la playa escondida a la cual llegas a través de un túnel en medio del mar!!!!!!!

Solo para ubicarlas en contexto: NO había piso alguno en esa cueva, teníamos que avanzar a la playa con la corriente marina. Es decir, el agua de esa playa escondida, era la misma que entraba y salía por el túnel por lo cual, teníamos que dejarnos llevar y nadar cuando la ola entraba por el túnel.

Tuvimos que entrar con cascos y con salvavidas nadando. Llegó un momento donde vino una ola grande y nos tuvimos que zambullir y nada para que no nos choque la roca del techo del túnel. IMAGÍNENSE!!! Yo no sé cómo hice eso pero estoy orgullosa de mi porque le superé el miedo a las piedras marinas y a los erizos que estaban por ahí. Era de verdad meterse en la boca del lobo.

Luego de eso visitamos otra isla volcánica, como un cráter y yo ya estaba muy cansada emocionalmente para seguir, había vivido al límite en esa mañana, pero el tour seguía y visitamos otra islita a la cual también llegamos saltando del bote. La diferencia es que esta isla tenía un acceso mucho más sencillo, sin tener que pasar ningún túnel.

Aquí la experiencia en video:

Y bueno pues, llegué al hotel y luego nada importaba, llegamos y yo aún cansada me fui a la playa y ya casi a las 6pm mirando el mar dije: tengo que meterme para agradecer a la vida por tanto!!! Me metí al mar, me zambullí, nadé de un lado a otro, repetía: gracias, gracias, gracias y luego salí. Feliz, con el alma llena de tantas vivencias.

Luego de salir del mar con frío porque ya había un poco de brisa y no había sol, vi la piscina del hotel y me metí, se sentía súper caliente y nadé y nadé porque recordé que yo no soy de meterme mucho a piscinas porque me dan “cosas” pero esta era tan grande y tan limpia que la aproveché hasta el anochecer. Luego subí a mi habitación, mi amiga Ale no se creía que me había metido al mar y luego a la piscina, me bañé, me eché en la cama y solo relajé mucho. Estaba como borracha de vida, como si el alcohol fuera todo lo que viví en ese momento.

BrowserPreview_tmp-1

Y luego de eso ya no cuenta nada más. Solo regresé a Lima y aquí les escribo.

Me quedo con lo maravillosa que es esta ciudad, con lo espectacular que son sus artesanías (fácil me traje 5 kilos de artesanías) por lo amorosa y amable que es su gente. Me quedo con mil ganas de volver al México liiindo y querido.

Tips finales y precisos:

  • El hotel donde me quedé en Ciudad de México es en NH de Santa Fe. Está como a 1 hora y media en tráfico.
  • Llegando al aeropuerto subí al segundo piso donde están las oficinas de Telcel para comprar un chip de 2 gigas a 20 dólares. Hay paquetes más baratos J.
  • La aplicación de taxis UBER funciona en Ciudad de México así que por comodidad y seguridad, te lo recomiendo J.
  • Ni bien llegues al aeropuerto, cambia algunos pesos porque en muchos sitios no aceptan dólares. De lo contrario, lleva tu tarjeta de débito o crédito y llama al banco antes para que te autoricen usarla.
  • Cuando vayas al museo de Frida Kahlo, trata de comprar los tickets antes y via su web.
  • Trata de averiguar por internet antes de que llegues a una playa sobre todas las actividades que se pueden hacer para que no te pierdas de ninguna.
  • El hotel donde me quedé en Puerto Vallarta se llama Barceló y es todo incluido.