En serio, #NiUnaMenos.

Causas

julio 19, 2016 8:55 pm6 Comentarios

3212

13697107_10157264687190002_9013387281551039641_n-1

Hoy a las 7pm leo un tweet de Beto Ortiz: Captura de pantalla 2016-07-19 a las 19.10.54

Al cual respondí: “Injusticia”. Mientras eso pasaba, empecé a recordar muchos de los episodios de maltrato a la mujer y feminicidio que se han hecho públicos en los últimos años. Cada vez tenemos más fácil recibir las noticias. Ya no se trata de llegar a casa y prender la tele para poner el noticiero y enterarse de todo. Las noticias hoy llegan a nuestros ojos de formas muy sencillas y desde que todos tenemos las redes sociales para expresarnos, se descubren muchas cosas alucinantes.

Por la tarde recibí la invitación a este grupo en Facebook: Ni una menos, movilización nacional ya.

Desde las 4pm no paro de leer las terribles historias de muchas chicas que con agallas postean en este grupo. He leído sobre abuso sexual de algunas chicas que ni si quiera cumplían 10 años. Me ha partido el corazón. Leer testimonios con detalles contados por las protagonistas y no en un reportaje te TV me ha hecho conectar con sus historias como si fueran mis amigas y ese grupo ahora está en llamas, en llamas de unión porque muchas nos hemos sumado a trabajar como un grupo fuerte y que exige que YA NO hayan tantas injusticias contra la mujer.

No puede ser que los agresores, con todas las pruebas del mundo queden sueltos. No puede ser que la justicia peruana actúe tan mal. Si es que nuestras autoridades no nos defienden, entonces ¿quién? ¿qué tiene que pasar para meter preso a un agresor?

Luego de analizar la situación en la que estamos, no se me hace nada raro que chicas se callen y se guarden episodios tan traumáticos. Entiendo el porqué de que una mujer viva con su agresor por años. Entiendo porqué muchas esperan demasiado tiempo y ponen sus propias vidas en “stop” para luego afrontar ese trauma guardado.

El machismo en nuestro país es HORROROSO. Me indigna. Doy muchas gracias a la vida por no haberme puesto un agresor en el camino. La verdad es que nunca he tenido una experiencia fea en ese rubro, quizás porque se ver actitudes violentas y me he cuidado mucho de no frecuentar gente así, tanto hombres como mujeres. He sido muy cautelosa. Pero si me ha pasado que he visto casos de agresión en gente muy cercana a mi. Yo era la primera en poner el grito en el cielo si alguna amiga me contaba que la habían maltratado. Me he ganado bastantes “roches” por meterme en peleas.

Uno de los primeros episodios de agresión que vi, fue con una de mis mejores amigas en primero de secundaria. No quiero entrar en detalles pero fue algo traumático para ella, super asqueroso. Quizás hoy no lo recuerdo como algo “muy fuerte” porque en su momento, en el colegio, como que se tomó el tema entre papás y profes. Ella y mis amigas no entendíamos mucho cómo era la situación, fue una agresión “indirecta” por así llamarlo. Todo fue muy borroso pero por la cultura machista, ese tema no trascendió. Me llenaba de cólera lo que le pasó a mi amiga y si veía a este chiquito me daban ganas de vomitar. Es un trauma hasta hoy verlo, pero en ese momento no sirvió de nada comunicar la mala experiencia porque no pasó nada. :/

Recuerdo luego dos episodios donde salió toda mi furia, cuando entendía mejor las cosas seguramente luego de ver varias novelas Mexicanas. El primero fue por defender a una mujer desconocida. Fue cuando yo tenía 16 años y estaba con un amigo del cole caminando a comprar comida y vimos a un señor gritándole a una chica que parecía era su enamorada. La insultaba horrible, parecía borracho, fuera de si. Y ella lo trataba de calmar, pero el tipo se le tiraba encima a gritos horribles, la jaloneaba y no faltaba nada para que le pegue. Yo le grité, le dije algo como ¡¡¡contrólate!!! ¿porqué la tratas así? y le pedí a mi amigo, de 16 años y más flaquito que yo que me ayude, que vayamos a separarlos y mi amigo me hizo caso. Yo me saqué un zapato por si las moscas y nos acercamos con todas de pegarle al patita (muy ingenuos nosotros) y la chica nos dijo: No chicos no se metan yo tengo la culpa. ¿¿¿¿¿?????? No sé qué habrá hecho ella, pero tal nivel de agresión a vista y paciencia de todos, no es normal. En fin. Casos como esos, abundan.

Luego, ya con 24 años en una fiesta, una amiga fue atacada por su ex. El ex de mi amiga la vio bailando con otro chico y la insultó, yo de lejos vi que este hombre altote le gritaba a mi amiga levantando las manos y fui a la pista de baile donde estaban y mi amiga se fue corriendo. Fui detrás de ella y me contó lo que le había dicho su ex. La humilló en frente de este chico con el que bailaba con una serie de insultos bajísimos. Mi amiga temblaba.Regresamos a donde estábamos con mi grupo y el ex se acerca “para hablar” con mi amiga. UY para que se acercó. Mi amiga se escondió y yo lo encaré, le dije que ni se le ocurra insultar a mi amiga de nuevo, se lo dije gritando, que quién se creía, mis ojos se aguaban de la impotencia y encima este patita me gritó de vuelta con sus 3 metros de alto y su cabeza cerca a la mía con mirada amenazante, me dijo TU AMIGA PUES, TU AMIGA!!!! Y YO QUEEEEE??????? A MIIIIIIIIII no me grites!!!!!!!!!!! -lisuras incluidas- quién te crees??? y plin le metí un puñete en la barriga y me fui. Ese puñete quizá no le hizo nada. Pero yo jamás había sentido tanta cólera en mi vida como para pegarle a alguien, no pienso que la violencia se responde con violencia. Pero dentro de mi, sentía esa necesidad de demostrar que porque soy mujer no me voy a esconder o decirle a otro hombre que me defienda a mi o a mi amiga. Simplemente quería demostrar que yo también sé defenderme y defender a quien quiero. Así que no me dio miedo golpearlo, creí que se lo merecía y tenía ganas contenidas de hacerle saber que si mi amiga no hablaba, era porque estaba débil emocionalmente pero que no se piense que es algo normal lo que hizo.

13692638_10157048853695251_2557935696242571966_n

No sé, fueron dos experiencias donde me puse “brava” y donde me gané eso de “no te metas en problemas de dos” y de repente me expuse a que me golpeen. Pero, ¿Saben qué? No me arrepiento de haber gritado, creo que de repente por ahí apoyé a mi amiga o a esa chica y les metí el bichito para que se planten y se hagan respetar. Que pidan ayuda o que respondan exigiendo igualdad y por supuesto, que estos hombres recapaciten, que están equivocados de la vida.

Muchas chicas solo se esconden, les da flojera afrontar agresiones de cualquier tipo, les complica vida analizar qué pasa y cómo se solucionaría.

Sé que estos dos casos de agresión son “leves” comparados a lo que ve en noticias o se lee en este grupo que les he mencionado anteriormente. Pero igual, quería contarles cómo yo que soy anti peleas, que detesto los conflictos y que nunca respondo con violencia a la violencia, tengo molestia, mucha molestia, indignación y que no me importa parecer agresiva si es que respondo cuando siento que algo es totalmente injusto y se aprovechan de la debilidad mental de algunas mujeres.

Se nos ha criado de la forma en la que la mujer no debe de pegar, no debe de hacer trabajos fuertes, que debe de estar bien puestita, sin hablar lisuras, hacerse la loca. Pero, BASTA. Demostremos que podemos ser mujeres super femeninas y delicadas pero que también tienen voz y te van a responder si las agredes, te van a ubicar y van a poner las cosas claras.

No quería enfocar este post al odio. Por el contrario, creo mucho en el perdón y en la compasión. Quiero creer que esos hombres cobardes tuvieron una infancia o una vida muy triste, que sus papás no los quisieron, que no los apoyaron y que a su vez, los papás de sus papás fueron así y todo es una cadena. Lamentablemente, todos nacemos en familias que ya vienen con problemas pero está en nosotros agarrar eso para darle la vuelta y ser mejores. Que si nuestros papás tienen millones de defectos, entender que son nuestros maestros de vida y que vamos a luchar por mejorar eso y no cultivar lo malo y negativo en nosotros.

El tema de agresión es muy relativo. También hay agresoras mujeres que se la agarran con otras mujeres o agresoras mujeres que abusan de hombres. No es cuestión 100% de género. Es cuestión de falta de amor y en este preciso momento, con los casos que se han resuelto esta semana en el Perú, es cuestión de machismo.

13775341_10153728848261439_2193807125089316589_n

Ahora, ¿Qué hacer?

UNIRNOS. Mujeres unidas, como una sola. Si te metes con una, te metes con todas. 

Y con esto, podemos tomar diferentes acciones:

1.- Empezando por nosotras mismas. Evitemos ser duras con nuestro propio género. No juzguemos a aquella amiga o chica que decide vivir su soltería tal igual como la de un hombre: Saliendo, conociendo, no preocupada por el reloj, siendo libre y responsable. Evitemos juzgar a la chica que anda vestida como se le venga en gana, respetemos a todos por más “diferentes” que sean. Nadie es dueño de la verdad, no porque a ti te parezca que “eso se ve mal” quiere decir que esté mal. Vive y deja vivir siempre con respeto. Aconseja con amor si es que ves algo mal pero no juzgues, no fomentes violencia por más leve que creas que es. Muchas veces nosotras suscribimos y avalamos la violencia psicológica o física de un hombre cuando también juzgamos a una mujer.

2.- Denuncia el maltrato. Ya sea en tu trabajo, en tu casa, en tu universidad. Si alguien está pasándose de la raya contigo, hazlo saber sin miedo. Y si tienes una amiga que está en un círculo vicioso con algo que solo le hace daño, persevera y no la abandones, habla con su familia o con otras amigas y ayúdenla para que salga adelante. Esos casos son muy comunes pero “nadie se quiere meter”. Piensa que puedes evitar un desenlace horrible. Recuerden que si denunciamos y si exigimos el respeto que merecemos, lograremos tener más fuerza y voz.

3.- Puedes ir a la marcha este 13 de Agosto para hacer oír la voz de la mujer maltratada, aquella que no recibe justicia.

4.- Puedes colaborar aquí  con la difusión si es que tienes un medio de comunicación o marca que pueda ayudar.

5.- Sigue al grupo Ni Una Menos por Facebook aquí.

Si la justicia peruana no va a ampararnos, no nos crucemos de brazos y vayamos a exigir lo que merecemos. Sigamos unidas y no dejemos de ir a la marcha este 13 de Agosto. Tenemos que hacer oír nuestras voces.

lazo

6 comentarios

  • julio 19, 2016 a las 9:52 pm

    Pamela dice:

    Tana, me encanta tu buena onda, pero solo decirte que la causa que uno sea víctima de estos abusos no es solo por no ser cautelosa, lamentablemente sucede a pesar de serlo.
    Un abrazo,

    • julio 20, 2016 a las 12:20 am

      Tana Rendón dice:

      Pamela! Si claro que si sucede, muchas veces te amenazan, te puede pasar en un taxi, en la calle. Gracias a Dios no la he pasado mal así. Me refería a que en mi entorno, mis amigos o ex enamorados, siempre he tratado de ser muy cautelosa. Hay cosas que no se pueden controlar, pero cuando te mueves en un círculo creo que si puedes al menos prevenir un poco o sacar un perfil de alguien violento. Mujer u hombre.
      un abrazo!

  • julio 19, 2016 a las 9:53 pm

    karina dice:

    Hola tana donde será la marcha?

    • julio 20, 2016 a las 12:16 am

      Tana Rendón dice:

      Aún no se sabe! Pero ya hay evento en Facebook, búscalo :D!!

  • julio 19, 2016 a las 11:42 pm

    Laura dice:

    Luchar por que se nos respeto y nadie nos dañe por nada nunca

  • julio 20, 2016 a las 9:59 am

    Ana López Jiménez dice:

    Lindo post Tanita 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *